LA MUERTE

No te acerques a mi tumba sollozando

No estoy allí. No duermo ahí.
Soy como mil vientos soplando.
Soy como un diamante, en la nieve, brillando.
No te acerques a mi tumba sollozando.
Soy la luz del sol sobre el grano dorado.
Soy la lluvia gentil del otoño esperado,
cuando despiertas en la tranquila mañana.
Soy la bandada de pájaros que trina.
Soy también las estrellas que titilan,
mientras cae la noche en tu ventana.
Por eso, no te acerques a mi tumba sollozando.
No estoy allí.

Yo no morí!

Anuncios

2 Respuestas a “LA MUERTE

  1. Hola mi amigo bello, que tengas un buen dia; Muy bonito tu escrito.

  2. HolaMuy buena tu página como todas las que tienes con informaciónque compartes desinteresadamee, gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s